Exfoliante natural

Muchas veces los exfoliantes comerciales pueden ser perjudiciales para nuestra piel ya que pueden ser muy agresivos, en especial si tienes la piel seca. Un exfoliante casero, fácil de hacer y con productos que todos tenemos en casa puede ser una gran alternativa a bajo coste.

Sólo necesitas jugo de limón y azúcar moreno. Exprime el limón y añade el azúcar moreno y masajea con la mezcla sobre la piel. Después para contrarrestar la sequedad que puede provocar el limón, nos podemos echar una mascarilla (casera o no), miel o nuestra crema hidratante habitual.

También te puede interesar Respiramos aire que afecta a nuestra salud