Beneficios del aceite de coco

El aceite de coco es cada vez más popular dentro y fuera de la cocina. Este tesoro tropical tiene notables propiedades terapéuticas que han sido disfrutadas por las personas que viven en el Pacífico Sur durante mucho tiempo.

Además de ser un aceite de cocina altamente nutritivo y delicioso, el aceite de coco contiene propiedades que alimentan e hidratan la piel. La comunidad científica finalmente se está poniendo al día con lo que muchos han conocido durante años, el aceite de coco es realmente bueno para usted, tanto por dentro como por fuera.

El coco es un excelente hidratante para la piel

Este aceite comestible natural es indiscutiblemente el mejor humectante que existe, y el único que necesitarás. El aceite de coco puede ser sólido a temperatura ambiente si la temperatura ambiente está por debajo de 75°F, pero típicamente sigue siendo un líquido en las regiones tropicales donde crecen los cocoteros. El aceite de coco solidificado tiene una textura similar a la de la vaselina simple, pero no se siente pegajoso o grasoso en la piel porque nuestra temperatura corporal es normalmente superior a 97F.

El aceite de coco se derrite en la piel tan pronto como se aplica, sin dejar ningún tipo de residuos. Se filtra fácilmente en los poros de la piel, hidratando profundamente y a fondo.

Cómo usarlo: Si tiene la piel seca, aplique aceite de coco en la cara después de lavarla y secarla ligeramente con una toalla. Sólo se necesita una pequeña cantidad ya que el petróleo se esparce bien. Tome sólo ¼ cucharadita de aceite en la palma de una mano frotar con la otra. Aplicar sobre el rostro con las dos palmas de la mano, masajeando suavemente. Espere de 5 a 10 minutos para que el aceite se absorba en la piel y limpie cualquier exceso con una toalla de algodón suave. Una capa delgada es todo lo que necesita para evitar la pérdida de humedad a través de la evaporación de la superficie de la piel.
Si usted tiene la piel grasa, todavía puede hacer uso del efecto hidratante de este aceite. La sobreproducción de sebo es a menudo el resultado de una hidratación inadecuada de la piel; es el intento del propio cuerpo de prevenir una mayor deshidratación. Sin embargo, la secreción extra de sebo puede causar problemas de piel como formación de comedones y acné, especialmente cuando la piel seca y escamosa forma fácilmente tapones de queratina sobre los folículos.

Para pieles grasas, aplique abundantemente aceite de coco tibio en la cara y el cuello después de lavar con un jabón suave. Dejar actuar durante 15 minutos. Lave con agua tibia y seque con una toalla suave. Repita esto durante varios días para acondicionar su piel. Usted puede experimentar un brote inicial de acné, pero puede ignorarlo a menos que sea demasiado grave. Su piel eventualmente reduciría la secreción de sebo.

El aceite de coco es un fabuloso desmaquillante natural

¿Alguna vez te ha costado quitarte el maquillaje? No importa el tipo de maquillaje que use, siempre es una buena idea quitárselo antes de acostarse. Quitarlo permite que su piel respire. Sin embargo, el proceso de quitar el maquillaje puede traumatizar la piel suave de la cara, especialmente la zona sensible alrededor de los ojos. El aceite de coco hace que esta difícil tarea sea fácil para usted y su piel.

El aceite de coco es un excelente desengrasante; es tan bueno como, o incluso mejor que, los productos antigrasa comerciales. Si lee las etiquetas de los productos de limpieza, puede encontrarse con un detergente derivado del coco, lauril sulfato de sodio. Las ocasiones son, usted encontrará el mismo ingrediente en productos del cuidado del lavado del bebé también. El punto es que es lo suficientemente potente como para cortar el aceite y la grasa del motor mientras es seguro y suave para la piel del bebé.

Cómo usarlo: Para evitar demasiados roces y tirones de piel mientras te quitas el maquillaje, aplica aceite de coco por toda la cara con una bola de algodón. Deje actuar durante 5 minutos y lávese con agua tibia y jabón suave. La mayor parte del maquillaje debe haber desaparecido, pero debe volver a aplicar aceite para hacer una limpieza a fondo.

Manteniendo los ojos bien cerrados, coloque almohadillas de algodón bañadas en aceite de coco sobre ellas. En unos minutos, el aceite disolverá el rímel impermeable y el delineador para que puedas limpiarlos suavemente. Si el aceite de coco entra en los ojos, puede arder un poco, pero es perfectamente seguro. De hecho, el aceite se utiliza en muchas preparaciones a base de hierbas para las enfermedades oculares.

El aceite de coco es el limpiador profundo ideal

Es importante para la salud de la piel limpiar profundamente nuestra cara de vez en cuando. Ninguna otra parte de nuestro cuerpo está expuesta a tantos químicos, ya sea por el maquillaje, la contaminación del aire o simplemente por el polvo y la grasa en el aire. Las toxinas se filtran en los poros de la piel y los obstruyen. El efecto deshidratante del aire acondicionado y el calor puede dejar la piel seca y escamosa, y los poros de la piel pueden desarrollar tapones de queratina que mantienen el sebo atrapado en los folículos.

El aceite de coco es un limpiador suave y completo. Suaviza las capas de queratina y facilita la exfoliación. La textura ligera y untable del aceite de coco permite que se filtre en los folículos pilosos y disuelva el sebo endurecido, llevándolo a la superficie de la piel.

Cómo usarlo: Para la piel seca o normal, mezcle 2 cucharadas de harina de almendras con suficiente aceite de coco y leche para hacer una pasta espesa y aplíquela en la cara, masajeando suavemente con movimientos circulares. También puede utilizar harina de avena en polvo en lugar de harina de almendras para la piel normal, pero puede ser demasiado seca.

El aceite de coco actúa como un escudo antibacteriano

Las propiedades antibacterianas del aceite de coco protegen la piel de posibles patógenos. Lo que es más importante, puede reducir el riesgo de infecciones bacterianas que empeoran el acné. Es principalmente el ácido láurico en el aceite de coco que actúa como agente antibacteriano. Este ácido graso de cadena media constituye el 85% del aceite de coco. La única otra sustancia natural alta en ácido láurico es la leche materna.

La razón principal del acné puede ser el exceso de secreción de sebo, ya sea debido a un desequilibrio hormonal o problemas con la hidratación de la piel. La formación de comedones (espinillas y puntos blancos) es el resultado habitual, ya que los que están cubiertos con una capa de piel permanecen como espinillas mientras que los poros abiertos llenos de sebo se oscurecen.
Los puntos blancos llenos de sebo pueden agrandarse para convertirse en acné vulgar, con proliferación de bacterias en el sebo atrapado. Los acnés de Propionibacterium que normalmente residen en los folículos se multiplican rápidamente, llenando el acné con pus y dando paso a infecciones secundarias por otras bacterias como Staphylococcus aureus y S. epidermidis. El uso regular del aceite de coco, tanto para la hidratación como para la limpieza profunda, puede mantener las poblaciones bacterianas bajo control.

El aceite de coco combate las infecciones micóticas

La acción antimicrobiana del aceite de coco se extiende también a las infecciones micóticas de la piel. Aunque muchas infecciones micóticas son menores y autolimitadas, pueden ser un gran problema en la cara. Las infecciones por hongos y la tiña pueden comenzar como pequeños parches de piel seca, escamosa o áspera, pero pueden brotar inesperadamente.

La aplicación de aceite de coco en la cara como parte del cuidado general de la piel o la aplicación de la mancha en las áreas afectadas puede cuidar de estas infecciones.

El aceite de coco ofrece protección contra las quemaduras solares

El aceite de coco ofrece cierta protección contra la radiación solar. Con SPF 4, el aceite de coco puede no mantenerte seguro durante un día completo en la playa, pero si te lo aplicas en la piel antes de salir de casa, puedes escapar de los efectos de la radiación solar durante breves períodos al sol. Además, si usted ha estado en el sol sin ningún tipo de protección, la aplicación de aceite de coco inmediatamente después reduce el daño.

Los rayos ultravioletas del sol dañan las células de la piel, provocando la formación de un gran número de radicales libres que pueden dañar aún más el ADN celular. Pero la acción antioxidante del aceite de coco puede reducir el estrés oxidativo y detener la reacción en cadena. El aceite de coco tiene un efecto calmante sobre la piel quemada y actúa de inmediato para reducir la inflamación y el dolor.

El aceite de coco puede reducir las arrugas faciales

Incluso las arrugas finas pueden estropear el aspecto juvenil de la piel del rostro. El aceite de coco puede preservar la suavidad de la cara manteniéndola libre de arrugas.

El colágeno, una proteína estructural en las capas internas de la piel, es lo que mantiene la piel elástica y suave. Puede descomponerse debido al efecto de los rayos UV, la contaminación, el tabaquismo y las lesiones físicas. El reemplazo de colágeno es necesario para contrarrestar los efectos de su descomposición.

Se ha descubierto que el aceite de coco tiene la capacidad de penetrar profundamente en la piel. Los triglicéridos en el aceite atraen moléculas de proteínas, asegurando la reparación oportuna de la capa de colágeno.

El aceite de coco previene el envejecimiento prematuro
El envejecimiento prematuro de la piel es el resultado del estrés de la oxidación debido a los rayos UV, la contaminación ambiental y las lesiones causadas a la piel por el manejo brusco y el uso de productos químicos agresivos. No hace falta decir que la piel del rostro es la más afectada porque está expuesta al medio ambiente todo el tiempo.

El aceite de coco puede prevenir el envejecimiento prematuro de varias maneras. Es suave para la piel como hidratante y exfolia sin desgastarla. Cuando se aplica en una capa delgada, puede actuar como una barrera física contra el polvo y otros contaminantes ambientales, mientras sella la humedad de la piel. Su acción antioxidante reduce el daño oxidativo. Mantiene la piel suave y flexible al promover la formación de colágeno.

 

Leer también La catástrofe ecológica de la carne